¿Separación o divorcio?

En ocasiones se habla de “separación” o “divorcio” como términos sinónimos, para aludir a una ruptura matrimonial. Sin embargo, en nuestro Derecho, son dos figuras diferentes, que tienen efectos diversos.

1.- Diferencia entre Separación y divorcio

La separación no rompe el vínculo matrimonial. Cuando se aprobó la ley del divorcio de 1981 se exigía como un paso previo necesario para poder divorciarse, de manera que cuando se rompiera definitivamente la unión marital, se hiciera tras varios meses de “prueba”, en los que los cónyuges comprobaran que realmente querían disolver el matrimonio.

Esa es la fundamental diferencia entre ambos: el divorcio rompe el matrimonio definitivamente, mientras que la separación mantiene el vínculo matrimonial y permite una futura reconciliación.

2.- Efectos de la separación o el divorcio entre los cónyuges

2.1.-  Convivencia y poderes entre los cónyuges

En ambos casos se rompe vida en común de los cónyuges, cesa su convivencia, y la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica, y quedan revocados los consentimientos y poderes que cualquiera de los cónyuges hubiera otorgado al otro (Art. 83 y 102 CC ).

2.2.- Efectos económicos

Los cónyuges que estén casados en régimen de sociedad de gananciales, verán disuelta esta sociedad por efecto tanto de la separación como del divorcio (art. 1392 CC).

Además, aunque tras la separación es posible reconciliarse, la separación de bienes decretada en el momento de la separación no se altera (art. 1443 CC), habrá que volver a acordar por parte de los cónyuges el régimen de gananciales si así quieren regirse tras la reconciliación.

2.3.- Derechos sucesorios

En caso de fallecimiento, tanto el divorcio como la separación suponen que no exista derecho a percibir la legítima por parte del cónyuge o ex cónyuge.

Recoge el artículo 834 CC que “El cónyuge que al morir su consorte no se hallase separado de éste legalmente o de hecho, si concurre a la herencia con hijos o descendientes, tendrá derecho al usufructo del tercio destinado a mejora

Por supuesto, tampoco existe ningún derecho cuando se ha producido el divorcio, y por tanto ya no se ostenta siquiera la condición de cónyuge.

2.4.- Pensión de viudedad:

Los cónyuges separados o divorciados, tienen derecho a recibir la pensión de viudedad, siempre que se den dos requisitos:

  • Que posteriormente no haya contraído matrimonio o hubiera constituido una pareja de hecho.
  • Que el fallecido estuviera obligado a abonar una pensión de viudedad a su ex pareja.

En cuanto a la cuantía, en el supuesto de que la pensión de viudedad fuera superior a la pensión compensatoria, aquélla se disminuirá hasta alcanzar la cuantía de esta última. Es decir, el cónyuge separado o divorciado como máximo recibirá de pensión de viudedad el importe que venía percibiendo como pensión compensatoria.

 

Pide tu primera consulta gratuita con nosotros:

secretaria@aysabogados.es

913105496

669598363

Leave a Comment