Modificación de la Ley Hipotecaria que afecta a herederos no forzosos

Hasta hoy, 3 de septiembre de 2021, quienes recibían una herencia sin ser herederos forzosos (descendientes, ascendientes y cónyuge), tenían una limitación: hasta transcurridos dos años desde la fecha de fallecimiento del causante, las inscripciones de sus derechos reales sobre inmuebles (propiedad, usufructo,…) no surtían efecto frente a terceros.

Pensado para una sociedad en la los registros eran menos fiables, que los desplazamientos eran más lentos y las comunicaciones no eran instantáneas, se protegía así el derecho a un posible heredero forzoso que apareciera meses después del fallecimiento del causante, o incluso que se conociera con posterioridad un testamento válido.

Hoy en día, el Registro de Últimas Voluntades recoge las disposiciones testamentarias, y salvo los excepcionales casos de testamentos ológrafos, es rápido y sencillo conocer si el fallecido dispuso sobre el destino de sus bienes. Asimismo, el fallecimiento de una persona puede ser conocido en cualquier parte del mundo con las telecomunicaciones de las que actualmente disfrutamos.

Por ello, el legislador ha considerado conveniente suprimir la hasta ahora obligatoria espera de dos años para poder inscribir sin limitación de efectos un derecho sobre un bien inmueble heredado cuando el beneficiario no era heredero forzoso, y lo ha hecho mediante la supresión del artículo 28 de la Ley Hipotecaria, recogida en la Ley 8/2021, de 2 de junio. Esta modificación entra en vigor hoy, 3 de septiembre de 2021, por lo que a partir de ahora los herederos no legitimarios podrán inscribir los bienes heredados con efecto erga omnes de manera inmediata.

Esta norma ponía en un aprieto a muchos herederos que, recibiendo patrimonio inmobiliario y teniendo que abonar los impuestos de esa adquisición, les era extremadamente complicado vender o disponer de esos bienes. 

Pide tu primera consulta gratuita con nosotros:

 secretaria@aysabogados.es

 913105496 

 669598363

Leave a Comment