Aceptar la herencia pura y simplemente

La aceptación de la herencia pura y simple (sin beneficio de inventario), supone que el heredero asume no solo la titularidad de los bienes, sino también las cargas de la herencia, de las que responde no solo con los bienes heredados sino también con los suyos propios (art. 1003 CC).

A diferencia de la aceptación a beneficio de inventario o de la repudia de la herencia, la aceptación de la herencia pura y simple puede ser expresa o tácita. La aceptación expresa es la que se hace en documento privado o en escritura pública, ante notario. Tácita es la que se hace por actos que suponen necesariamente la voluntad de aceptar, o que no habría derecho a ejecutar sino con la cualidad de heredero (1002 CC).

La ley, recoge como actos que implican la aceptación tácita de la herencia los siguientes:

– Cuando el heredero vende, dona o cede su derecho a un extraño, a todos sus coherederos o a alguno de ellos.

– Cuando el heredero la renuncia, aunque sea gratuitamente, a beneficio de uno o más de sus coherederos.

– Cuando la renuncia por precio a favor de todos sus coherederos indistintamente; pero, si esta renuncia fuere gratuita y los coherederos a cuyo favor se haga son aquéllos a quienes debe acrecer la porción renunciada, no se entenderá aceptada la herencia.

– Cuando el herederos ha sustraído u ocultado algunos efectos de la herencia. Los actos de mera conservación o administración provisional no implican la aceptación de la herencia, si con ellos no se ha tomado el título o la cualidad de heredero.

 

Pide tu primera consulta gratuita con nosotros:

consultas@aysabogados.es

 913105496

 669598363

Leave a Comment