¿VECINOS MOLESTOS O RUIDOSOS?

Vivir en comunidad no siempre es fácil, pero se complica aún más cuando algún vecino olvida que ha de respetar a los demás. La queja más habitual suele estar relacionada con los ruidos (fiestas hasta altas horas de la madrugada con música y gritos, karaokes a cualquier hora del día, electrodomésticos muy ruidosos a media noche). Sin embargo, no es ese el único supuesto. En nuestro despacho hemos tenido que poner fin a situaciones molestas entre vecinos muy variadas: ropa tendida sobre la ventana de otro vecino, basuras dejadas durante horas en el rellano, perros ladrando sin cesar,… Sea cual sea el motivo de desavenencia entre vecinos, hemos de tener claro cuáles son las medidas que se pueden adoptar, los pasos a seguir para lograr terminar con una situación que nos incomoda en nuestro día a día. Antes de acudir a un abogado o profesional, siempre recomendamos exponer vía amistosa la molesta situación al vecino que la está creando. En ocasiones no es consciente,  y solo con saber que incomoda a los demás cesa en su actuación. Si la comunicación entre vecinos no surte ningún efecto, tendrá que ponerse en asunto en manos de la Comunidad de Propietario, en concreto de su Presidente, quien tratándose de una actividad prohibida en los estatutos, que resulten dañosas para la finca o que contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas, requerirá al vecino que la esté llevando a cabo para que cese. Si esta reclamación tampoco acaba con la actividad molesta o prohibida, habrá de llevarse el asunto como orden del día a la Junta de la Comunidad de Propietarios que podrá facultar al presidente para que inicie la llamada “acción de cesación”.  

1 ¿En qué consiste la acción de cesación?

  Se trata de una acción que busca acabar con actividades molestas, insalubres, nocivas o peligrosas que lleva a cabo un vecino en el seno de una comunidad de propietarios.  

2. ¿Contra quién se interpone la acción de cesación?

  Se ha de interponer contra la persona que viene realizando la actividad a la que se pretende poner fin. No necesariamente ha de ser el propietario de la vivienda, sino que los ocupantes o arrendatarios del inmueble en cuestión también pueden ser demandados por esta causa si son ellos quienes llevan a cabo la actuación molesta.  

3. Procedimiento en el que sustancia la acción de cesación

  El procedimiento a seguir es el procedimiento ordinario ante el juzgado de primera instancia del lugar donde se encuentra el inmueble. A la demanda ha de acompañarse  la acreditación del requerimiento fehaciente al infractor (un burofax o comunicación fehaciente)  y de la certificación del acuerdo adoptado por la Junta de propietarios. Pueden solicitarse junto con la demanda la adopción de medidas cautelares, y de ese modo el juez podrá acordar con carácter cautelar la cesación inmediata de la actividad prohibida, así como cuantas medidas cautelares fueran precisas para asegurar la efectividad de la orden de cesación.  

4. Consecuencias de la acción de cesación

  El juzgado ha de comprobar que la parte demandada efectivamente lleva a cabo una actuación molesta, nociva, insalubre o peligrosa, y si estima la demanda acordará la cesación definitiva de la actividad prohibida así como la indemnización que proceda por daños y perjuicios. Además de ello, el artículo 7 de la Ley de Propiedad Horizontal señala que también podrá acordar el juez:
  • La privación del derecho al uso de la vivienda o local por tiempo no superior a 3 años
  • Si el infractor no fuese el propietario, la sentencia podrá declarar extinguidos sus derechos relativos a la vivienda o local (arrendamiento, derecho de uso,…), así como su inmediato lanzamiento.
  Si te encuentras en esta situación, no esperes más. Llámanos y buscaremos la manera de acabar con la molesta situación que sufres.   Pide tu primera consulta gratuita con nosotros:  secretaria@aysabogados.es  913105496 669598363

Leave a Comment